Iata_bcd

Prueba PCR y Antígeno

Conforme avanza la pandemia la población se va anegando en una terminología médica que hace menos de un año desconocía.

Los términos anticuerpo, antígeno y PCR son ya habituales en las conversaciones, aunque muchas veces no se tenga clara la utilidad y la repercusión de cada uno de ellos en la salud individual y colectiva.

La introducción reciente de nuevas pruebas diagnósticas como la prueba de detección de antígenos, más fiable ahora que al inicio de la pandemia, ha hecho que se amplíe el número de herramientas disponibles para la detección de infecciones por SARS-CoV-2.

Con ello, aumenta la necesidad de disponer de guías que ayuden a decidir qué prueba se debe realizar en cada caso particular y cómo interpretar sus resultados.

En la siguiente tabla se muestra un resumen de las situaciones clínicas donde se puede aplicar cada prueba y cuáles, dentro de las aplicaciones recomendadas, son aquellas situaciones donde hay más probabilidad de que se obtenga un falso positivo (un positivo en personas no infectadas) o un falso negativo (un negativo en personas que sí están infectadas).

A continuación, los detalles de cada prueba:

Molecular-Prueba PCR

  1. Tipo de muestra: Nasofaríngeo, nasal o garganta
  2. Resultado de la muestra: Infección activa (detecta la presencia de genoma del virus)
  3. Situación en la que se reconoce su uso: Patrón de referencia para el diagnóstico de pacientes con síntomas o contacto estrecho en los primeros 15 días desde el inicio de síntomas o contacto (desde unos días antes de la aparición de los síntomas hasta el final de la segunda semana)
  4. Sensibilidad (en las situaciones en las que se recomienda su uso): Alta
  5. Especificidad (en las situaciones en las que se recomienda su uso): Alta
  6. Situaciones en las que se recomienda su uso y pueden dar un resultado falso positivo: Detección de restos de genoma viral, no infeccioso
  7. Situación en las que se recomienda su uso y puede dar un resultado falso negativo: Escasa eliminación del virus (estadio clínico, gravedad)

 

Antígeno

  1. Tipo de muestra: Nasofaríngeo o nasal
  2. Resultado de la muestra: Infección activa (detecta la presencia de proteínas del virus)
  3. Situación en la que se reconoce su uso: Pacientes con síntomas o contacto estrecho durante los primeros 5 días, desde el inicio de los síntomas, contacto o alta carga viral, si no se puede realizar una prueba PCR o se necesitan resultados rápidos para el manejo clínico.
  4. Sensibilidad (en las situaciones en las que se recomienda su uso): Moderada
  5. Especificidad (en las situaciones en las que se recomienda su uso): Alta
  6. Situaciones en las que se recomienda su uso y pueden dar un resultado falso positivo: -
  7. Situación en las que se recomienda su uso y puede dar un resultado falso negativo: Escasa eliminación del virus (estadio clínico, gravedad) si hay sospecha de infección confirmar con PCR

Anticuerpo (Inmunocromatografia o test rápido y ELISA/CLIA)

  1. Tipo de muestra: Sangre capilar para Inmunocromatografia y suero o plasma para ELISA/CLIA
  2. Resultado de la muestra: Infecciones pasadas o en fases finales (presencia de anticuerpos IgM e IgG frente al virus)
  3. Situación en la que se reconoce su uso: IgM (de 6 -20 días) IgG (a partir de 15 días), desde el inicio de síntomas o contacto, estudios que han estado en contacto con el virus, evaluación clínica de personas con enfermedad tardía y de manera conjunta con PCR, sospecha de síndrome post infeccioso
  4. Sensibilidad (en las situaciones en las que se recomienda su uso): Moderada (Inmunocromatografia) y alta (ELISA/CLIA)
  5. Especificidad (en las situaciones en las que se recomienda su uso): Alta (aunque menos en Inmunocromatografia)
  6. Situaciones en las que se recomienda su uso y pueden dar un resultado falso positivo: Reacción cruzada con otros virus
  7. Situación en las que se recomienda su uso y puede dar un resultado falso negativo: Fase precoz de la infección
  8. Todo lo anterior asumiendo que no ha habido errores en la toma de muestras, su transporte y el procesado preanalítico.

Pruebas que detectan infección activa

Entre las pruebas para detectar la presencia del virus, el uso de la PCR -que detecta el genoma viral- se ha establecido como la prueba de oro para la detección de infección activa.

Entre sus limitaciones, además de la complejidad en términos de equipamientos de laboratorio, coste y tiempo, hay que destacar los falsos negativos que pueden depender del inicio de los síntomas o la carga viral, así como falsos positivos en función de las características del entorno en que se realizan y la dinámica temporal de la infección.

En general, en personas con baja probabilidad de estar infectadas (como ocurre en los cribados de población general) aumenta la probabilidad de obtener falsos positivos.

Por otro lado, un resultado positivo semanas después de la aparición de los síntomas puede ser debido a la detección de fragmentos no viables del virus en personas que ya no tienen capacidad infecciosa.

Dentro de esta categoría de pruebas infección activa se encuentran las nuevas pruebas de detección de antígenos que se consideran "rápidas y baratas".

Detectan la presencia de proteínas virales de SARS-CoV-2 y tienen las ventajas de dar resultados en 15-30 minutos y poderse realizar fuera del ámbito del laboratorio clínico, en el ámbito cercano al paciente.

Su recibimiento por parte de la población y la clase política ha sido entusiasta.

No obstante, su sensibilidad (especialmente en poblaciones asintomáticas) es menor a la de la PCR, con una mayor tasa de falsos negativos, por lo que un resultado negativo en alguien con sospecha de estar infectado necesita confirmación con una determinación por PCR.

 

Más allá de la confusión, el uso de pruebas diagnósticas de covid-19 requiere no olvidar algunas reglas de extrema importancia:

Las personas con síntomas o que sean contacto estrecho de caso de covid-19, aunque sean asintomáticas, deben ser aisladas y controladas por los servicios de atención sanitaria. Todo esto, aunque los resultados de sus pruebas, sean cuales sean, den negativo.

Un resultado negativo de una prueba de antígenos (o una PCR) no excluye el desarrollo de enfermedad o la posibilidad de contagiar (especialmente en los días inmediatamente siguientes). Tampoco permite relajar ninguna medida de distanciamiento social (mascarillas, distancia, aforos, etc.).

Una prueba de anticuerpos positiva no es un pasaporte biológico. No garantiza que una persona concreta haya pasado la infección o que no la pueda volver a contraer, sobre todo si se ha llevado a cabo mediante test rápidos.

 

 

Fuente: https://www.bbc.com/mundo/noticias-55072158